Arquivo por meses: Xullo 2016

A propósito de Entrecómics

Esta semana un pequeño terremoto sacudió los pilares de la comunidad comiquera en internet, o cierre de la web de Entrecómics. Tan mala noticia, como a priori, inesperada.

Entrecómics cumplía diez años, en este tiempo se hizo una de las webs de cabecera de cualquier seguidor del cómic, buen contenido y buenos colaboradores, diseño moderno y razonablemente bien actualizado. Aún así hay que entender que el mundo de internet es así, multiplica exponencialmente la velocidad de la vida real, todo va más rápido en la red, mucho más, unos proyectos mueren pero nacen otros, porque claro está la red brinda una oportunidad “de la hostia” para hacer cosas que a los que vivimos un mundo pre internet nos tan tiene tan maravillados como asustados.

Seguir lendo

Advertisements

Acero y Láser – Benjamin Marra

aceroelaser1Acero y Láser es un coctel bitono en rosa y azul, y os voy a dar la receta:

En una coctelera mezclar tres partes de los masters del universo, dos partes de la saga regreso al futuro, dos gotas de Flash Gordon, agitar fuerte y filtrar para quitarle los complejos y la ñoñeria. Servir en copa martini con dos rodajas de violencia, santería galáctica y épica medieval.

Bombástico!!!

Está puede ser la mejor definición del alucinante, excelente, divertido, irreverente y maravillosamente kitsch y “futurista de mercadillo” Acero y Láser de Benjamin Marra. Seguir lendo

El hombre sin talento – Yoshimaru Tsuge

hombre-sin-talento1-metropoles-delirantesEl hombre sin talento es unha obra de Yoshimaru Tsuge, uno de los nombres que automáticamente relacionamos con el manga gekiga y también uno de los autores máis esquivos a ceder los derechos de sus obras. La editorial Gallo Nero tardó cuatro años en convencerlo para que autorizara esta edición. Esta obra que fue publicada en Japón en 1985, cuenta la vida de Sukezo Sukegawa, el poco talentoso hombre del título, que guarda demasiadas similitudes con el propio autor.

Sukegawa, es un “mangaka” que decide abandonar su carrera de dibujante para dedicarse a otras ocupaciones, intenta vender cámaras de fotografía, pero el negocio no prospera, entonces da un triple mortal hacia adelante y decide dedicarse a uno de esos “negocios” orientales que desde occidente nos parecen tran extraños como poéticos, un arte llamado Suiseki, que consiste en buscar piedras que evoquen o recuerden paisajes o incluso objectos, así el protagonista de la historia monta un telderete al lado del río en el que vende “sus” piedras. Este hombre sin talento va de mal en peor, auto afianzandose en la idea de su falta de talento y en la idea del fracaso como extraño motor de vida. Seguir lendo